La entrada en vigor de la normativa PSD2 cambiará las transacciones online en pleno boom del ecommerce

  • Customer Experience

normativa PSD2

2020 ha supuesto un boom para el comercio online tras la llegada de los confinamientos y la migración al teletrabajo. Ahora empieza la campaña de navidad, una de las épocas del año de más ventas online. Además, queda un mes para que la normativa PSD2 en su totalidad entre en vigor modificando el modo de autenticar las transacciones online.

Apenas quedan 30 días para la entrada en vigor definitiva de la normativa PSD2, o más concretamente la parte referente a la autenticación de las transacciones online, porque el resto de la normativa está operativa actualmente. Este cambio llega en un momento clave para el ecommerce porque las ventas online se han disparado debido a los confinamientos. El modo de comprar de los usuarios ha dado un salto hacia delante gracias al auge de la digitalización de las empresas.

Tras la moratoria inicial, la Autoridad Bancaria Europea no contempla más retrasos en la aplicación de la norma, a pesar de las solicitudes por parte de algunas asociaciones de un nuevo aplazamiento teniendo en cuenta las circunstancias y consecuencias de la crisis del Covid-19. Por tanto, el próximo 31 de diciembre el ecosistema y sus actores deben de estar preparados para cumplir con los nuevos requerimientos en el ámbito de los pagos online, así como aprovechar todas sus ventajas.

La autenticación reforzada de las transacciones consiste en la verificación mediante dos factores diferentes, a elegir entre los tres contemplados: algo que el usuario sabe (como una contraseña), algo que tiene (como un dispositivo móvil) o algo que existe (biometría, mediante huella, reconocimiento facial, etc.)

Además, es importante destacar la existencia de exenciones y excepciones a la norma que reducirán la fricción y ayudarán a que los ratios de conversión no caigan por el hecho de añadir pasos durante el proceso de pago. Las exenciones son situaciones en las que el comercio puede solicitar que no se aplique sobre una transacción la doble autenticación, por cumplir alguna de las condiciones establecidas: transacciones de bajo importe (por debajo de 30€), transacciones con un análisis de riesgo transaccional (TRA), operaciones recurrentes u operaciones enmarcadas dentro de una Whitelist.

En cuanto a las excepciones, se trata de operaciones que quedan fuera del alcance de la SCA y que deben estar correctamente identificadas para que puedan tratarse como excepciones. Es el caso de las operaciones One-leg-out procedentes o dirigidas a un país fuera de la UE, las Merchant Initated Transactions (MIT) iniciadas por el comercio sin la presencia del usuario, las transacciones MO/TO (Mail Order/Telephone Order) y las transacciones B2B o relacionadas con tarjetas prepago anónimas.

Pero la normativa no solo trae responsabilidades, sino que también abre la puerta a nuevas oportunidades como el aumento de la seguridad y la consecuente confianza de los usuarios en las compras online. Además, el aumento en la familiarización de los consumidores con la compra online en los últimos meses podría ayudar a reducir el impacto de los nuevos factores de autenticación, siempre y cuando eestos sean informados y educados para ver esta nueva forma de comprar como un beneficio para ellos y su tranquilidad a la hora de adquirir productos en la red.