La ciberseguridad es clave para la fidelidad: el 59% de los consumidores cambiaría de compañía ante un ciberataque

  • Customer Experience

cibercrimen

El cibercrimen tiene un profundo impacto sobre los comportamientos de compra y la fidelidad hacia las marcas, hasta el punto de que el 59% de los consumidores cambiaría de compañía si es objetivo de un ciberataque y un 66% se cambiaría a un competidor de este tipo de servicios si el proveedor que tiene no puede restaurar sus datos en un plazo de tres días.

Los ataques informáticos son molestos para cualquier tipo de usuario, pero los clientes del sector financiero son los menos tolerantes con las empresas que no resuelven un ataque en un plazo corto y se ven obligadas a interrumpir sus servicios. Concretamente el 43% de los usuarios afirma que buscaría inmediatamente otra entidad financiera de la competencia si un ciberataque les impidiera realizar operaciones financieras. Así lo demuestra un estudio Ransomware’s Stunning Impact on Consumer Loyalty and Purchasing Behavior de la firma Arcserve realizado entre 2.000 consumidores de Norteamérica y Europa.

Este grado de preocupación coincide con el que reflejó hace unos meses el informe Cybercrime SOS research de cxLoyalty. Según el cual, el 55% de los encuestados no está seguro de poder prevenir un delito cibernético y la mitad no confía en poder detectarlo. “El cibercrimen no solo supone un riesgo para las organizaciones por las sanciones que puedan conllevar o por su impacto financiero, sino que puede afectar gravemente a la reputación de las marcas y con ello, destruir la relación que sus clientes tienen con ellas”, señala Eduardo Esparza, VP General Manager de cxLoyalty.

Los clientes han de seguir buenas prácticas para mantenerse a salvo de los delincuentes digitales. Algunas de ellas son: rechazar correos electrónicos no deseados, verificar los nombres y mails de los remitentes, prestar atención a los errores ortográficos y gramaticales comunes en los ciberataques, revisar las URL antes de clicar los enlaces, no facilitar datos personales en caso de duda, utilizar distintas contraseñas y cambiarlas ante la sospecha de ciberataque e implementar la autenticación de doble factor.

En cxLoyalty creen que las compañías tienen una oportunidad de mejorar su posición de confianza proporcionando a sus clientes de manera proactiva todo el apoyo posible en la protección de su identidad y adaptándose de la mejor forma posible a sus necesidades para que se mantengan leales a la marca. “Es más importante que nunca que las compañías sean proactivas adquiriendo un compromiso de transparencia y orientación a sus clientes con el objetivo de que estos puedan mantenerse a salvo de los ciberdelincuentes. Mostrarles las buenas prácticas y acompañarles en todo momento en la protección de su identidad ayudará a las marcas a establecer relaciones más estrechas y de confianza con sus clientes”, añade Esparza.