La normativa PSP2 pone en riesgo un volumen de ventas equivalente a 108.100 millones de euros en Europa

  • Customer Experience

ecommerce

Los comercios europeos podrían perder hasta 108.100 millones euros en sus ventas online en 2021 y en el caso de España hasta 20.000 millones de euros por las dificultades para adaptarse a tiempo al nuevo sistema de autenticación reforzada, según un estudio de la consultora CMSPI.

Recomendados: 

Transacciones electrónicas europeas: cumpliendo con eIDAS Webinar

Impacto del COVID-19 en la Contratación Pública de TI Webinar

Los comercios españoles podrían perder más de 20.000 millones de euros en sus ventas online el próximo año por problemas derivados de la puesta en marcha de los nuevos sistemas de autenticación reforzada establecidos por la directiva europea de servicios de pago (PSD2), según un estudio publicado por la consultora CMSPI, especializada en sistemas de pago.

La normativa PSD2 sirve para reducir el fraude en las compras online, incluyendo un sistema de Autenticación Reforzada de Clientes (SCA, por sus siglas en inglés) en los pagos electrónicos que incorpora nuevos requisitos de verificación de identidad. Esta ley entró ya en vigor en enero de 2018, pero el Banco Central Europeo concedió una prórroga para la ejecución de la SCA que finaliza 31 de diciembre de este año, ya que muchas empresas todavía no estaban preparadas para implementarla.

Las dificultades que ha generado la pandemia para la adaptación efectiva de estos nuevos requisitos, pueden suponer un problema añadido para el sector del comercio electrónico, poniendo en riesgo un volumen de ventas equivalente a 108.100 millones de euros en Europa, si no se amplían los plazos actuales o si no se introducen fórmulas más graduales en su aplicación.

Este informe subraya que la tecnología sigue siendo relativamente nueva y no está testada al 100% y que agrega una importante fricción innecesaria a la experiencia de compra online. Aunque los bancos pueden estar satisfechos de que el protocolo 3DS2 sea compatible con los requisitos de autenticación reforzada de clientes, los comercios europeos necesitan soluciones que sean compatibles y cómodas para el consumidor, reza el estudio.

En definitiva, si no se ajustan los plazos o las condiciones actuales a partir del 1 de enero, los bancos emisores de tarjetas de pago en España y en otros países de la Unión Europea deberán aplicar estos nuevos protocolos de autenticación, estén preparados o no, obligando también a los comercios a admitir su uso a partir de esa fecha en todas las operaciones de pagos online con tarjeta.

Si el cliente no cumple con dos de los tres pasos requeridos en este nuevo proceso (conocimiento, inherencia o posesión) que se alarga entre uno y dos minutos más respecto a los procedimientos actuales, o si el sistema simplemente no funciona, las transacciones serán rechazadas.

En España el 59% de las transacciones pueden fracasar

Según las pruebas realizadas para el informe en toda Europa, más de un tercio (35%) de las transacciones que aplican este protocolo no se realizan porque se rechazan, porque son abandonadas por los consumidores o por errores técnicos. Estas operaciones fallidas pueden suponer pérdidas de hasta 108.100 millones de euros en comparación con el volumen de ventas de 2019, representando casi 100 veces la cantidad anual de fraude con tarjetas que es el problema que la SCA y 3DS2 pretenden resolver.

En España, casi dos tercios (59%) de las transacciones podrían fracasar provocando pérdidas de unos 20.200 millones de euros. La tasa de fallo es la más alta entre los 12 países de la UE incluidos en el informe, y España representa casi una quinta parte de las ventas en riesgo.

Los pequeños comercios, que podrían perder clientes ante los grandes minoristas y distribuidores que cuentan con más recursos para reducir los retrasos, representan unos 13.000 millones de euros de las ventas en riesgo, en comparación con los 7.200 millones de euros de las compañías de mayor tamaño.