Los vídeos de los productos aumentan un 40% los artículos que se añaden al carrito en una tienda online

  • Customer Experience

videomarketing

El ecommerce es uno de los pocos sectores que no ha sufrido la crisis económica provocada por la pandemia. De hecho, ha permitido que muchas empresas y marcas hayan podido sobrevivir a la covid-19 y que incluso se hayan reinventado, ya que muchas han comenzado a vender en el canal online para mantener o incrementar sus ventas.

Los vídeos de productos aumentan la confianza del consumidor en las empresas que venden de manera online. Existen diversos estudios que señalan que los vídeos incrementan la credibilidad y la seguridad en una empresa, marca o producto más de un 50%. Y si en ese vídeo aparece un testimonio de un consumidor, la confianza en el artículo o servicio roza el 70%.

“Casi todos los compradores admiten que encuentran más atractivo un contenido en vídeo que en otros formatos”, señala Arnau Seix, cofundador de Titbit.tv. Las estadísticas no mienten: tener un vídeo aumenta un 40% los artículos que se añaden al carrito. Además, los vídeos traen más tráfico a la web, a veces más de un 150%. Frente a otros contenidos en otros formatos, el vídeo multiplica por tres el número de visitantes mensuales porque hay un 46% más de probabilidades de que un usuario busque información sobre un producto después de ver un video.

Un dato fundamental que aporta el análisis en diferentes comercios electrónicos tiene que ver con la conversión en ventas: los visitantes que ven un vídeo de un producto tienen hasta un 85% más de probabilidades de comprar que aquellos que reciben la información de otra forma. El vídeo también afecta a las devoluciones, que pueden llegar a bajar por encima del 10% porque cuando el cliente compra, lo hace con más seguridad y confianza en el artículo que adquiere.

El videomarketing también es bueno para el SEO y para mantener a los usuarios en la tienda. “Con la optimización adecuada, el video aumenta 53 veces la posibilidad de obtener un resultado en la primera página de Google”, explica el otro fundador de Titbit.tv, Adrià Coll. Los estudios también confirman que los visitantes se quedan en una tienda online de media dos minutos más cuando hay vídeos. “Esto da más tiempo al vendedor para convertir ventas, y un par de minutos en internet con los contenidos adecuados marcan la diferencia”, añade Coll.

¿Cómo usar un vídeo en un comercio electrónico?

Ver o tocar un producto es importante para algunos consumidores. Como no se puede llevar a cabo a través de una pantalla, intentar ofrecer algo más que una descripción o una foto puede ayudar a derribar esta barrera. El vídeo es una de las mejores opciones, pero los expertos de Titbit.tv creen que no es necesario para todos los productos. “El vídeo ayuda a destacar ciertas características que hacen más atractivo el producto o artículo, y que ayudan al usuario a hacerse una idea más aproximada a cómo es o funciona”, asegura Coll. Desde la plataforma de producción de vídeos digitales advierten que no basta con coger una cámara y hacer una grabación del producto. Hay que tener en cuenta diferentes factores: qué contar, qué mostrar y demostrar, cómo y dónde hacerlo y cuánto hay que invertir.

Las Historias, los vídeos testimoniales y las demostraciones son las tres formas de contar algo sobre un producto o servicio. Estos contenidos se pueden viralizar más fácilmente, tanto en redes sociales y YouTube como en los canales de mensajería, ya que son muy fáciles de compartir entre usuarios.

Uno de los contenidos más solicitados actualmente está relacionado con el snack content en Instagram. Esta tendencia de marketing es una gran apuesta si se utiliza correctamente. En Titbit.tv han creado una fórmula llamada Recycled Snack Content, que permite crear un vídeo a partir de fotos y material ya existente por 200 euros. Para los vídeos de demostración de producto, una de las opciones más recomendadas por Titbit.tv es el Product Spin, un vídeo en 360 grados que permite mostrar las características y el usuario puede controlar con el ratón lo que quiere ver del artículo.

Cuando se cuenta una historia sobre la empresa, la marca o el servicio se crea engagement y se fideliza clientes. Pero si lo que queremos es destacar el producto o servicio en sí, lo mejor es hacer un vídeo de demostración ya que no solo incrementará las ventas, sino que también reducirá las devoluciones. En este contexto, los vídeos son muy útiles en el soporte postventa. “Cada vez son más los que acuden a canales de YouTube para ver cómo montar o hacer funcionar un artículo en concreto. Es más fácil y rápido que leer unas instrucciones”, concluye Coll.