Tres estrategias para sacar el máximo rendimiento al ecommerce

  • Customer Experience

ecommerce

La crisis sanitaria provocada por la covid-19 ha cambiado para siempre el comercio electrónico en todo el mundo. España experimentó en mayo el mayor crecimiento interanual en retail de Europa y el tercero en el mundo tras un incremento del 68%, según datos de Eurostat. Además, se prevé que el ecommerce alcance en nuestro país este año un 11% de las ventas totales, según eMarketer.

Recomendados: 

Planes flexibles para la compra de tecnología. Conoce ISIT de Sothis Webinar

Diario de un vendedor de tecnología Leer

El comercio electrónico en España ha progresado en 2020 el equivalente a lo que ha tenido lugar en los últimos cinco años. Esta tasa de crecimiento en un período tan corto avala el buen momento del comercio electrónico, que además representa una oportunidad para las empresas en nuestro país.

Estas circunstancias han supuesto que tres de cada diez empresas españolas tienen previsto invertir en su plataforma de ecommerce. Existe una guía con las tres principales estrategias emergentes que ayudarán a las marcas a optimizar sus inversiones destinadas a sus ecommerce según la compañía de publicidad de vídeo para móviles AdColony.

- Acortar el proceso de compra con publicidad innovadora. Las marcas han de invertir en tecnología que les permita lograr más conversiones de las visitas de los usuarios a sus páginas web de comercio electrónico. Deben trabajar para idear un proceso de compra más ágil y rápido para el usuario. Para ello, han de tener en cuenta, por un lado, la evolución de los hábitos de consumo de los usuarios. Y por otro, utilizar formatos publicitarios que les permitan un acceso rápido, sencillo e intuitivo a los productos o servicios que las marcas ofrecen en sus canales digitales. En este sentido, se destaca el uso de los shoppable adds, un formato de anuncio, que, en vez de redirigir al usuario a la tienda de la marca, posibilita al consumidor hacer clic en él y elegir entre las diferentes opciones que ofrece ese producto, así como hacer una comparativa de precios entre diferentes retailers, seleccionar la tienda preferida y finalizar la compra.

- Crear experiencias personalizadas. El comercio electrónico no cuenta con la figura de un vendedor que hace recomendaciones al comprador según el feedback que recibe de éste acerca de sus intereses. Sin embargo, esto no significa que el usuario no pueda tener una experiencia de compra que se ajuste a sus necesidades propias. Para conseguirlo, las marcas han de crear contenido dinámico de sus productos o servicios, así como hacer recomendaciones de productos y ofertas teniendo en cuenta el comportamiento de los usuarios, su historial de compras anteriores y datos demográficos porque no es lo mismo vivir en una ciudad grande o en un pueblo pequeño.

- Hacer hincapié en la experiencia móvil. El smartphone es el dispositivo más utilizado en todas las fases del proceso de compra. Y está presente tanto en la navegación como en la compra. En España, el 40% de las ventas online ya se realizan a través de dispositivos móviles, según Ditrendia. Por eso es crucial para las marcas invertir para mejorar la experiencia de compra móvil de los consumidores. Es vital para las marcas adaptarse a la nueva realidad de la industria digital, marcada por el crecimiento exponencial del comercio electrónico y los nuevos hábitos de consumo de los consumidores. Los anunciantes tienen que ofrecer experiencias de compra más ágiles, más personalizadas y volcadas en el canal móvil.