Uno de cada 10 asistentes a eventos virtuales se convierte en comprador directo

  • Customer Experience

Eventos digitales

La pandemia ha provocado la transformación de la sociedad y de las empresas, especialmente las de retail, que han tenido que reinventarse para dar respuesta a las necesidades de la nueva normalidad. Durante el confinamiento la demanda se volcó al canal online, llegando a absorber un 15% aproximadamente de la demanda total, según Deloitte. Ahora, gracias a los eventos virtuales, las empresas pueden vender más productos ya que uno de cada diez asistentes a estos congresos se convierte en un comprador directo.

La innovación experiencial en retail ya era una tendencia que se estaba viendo antes de la irrupción de la covid-19 con las flagship stores o tiendas que busca proporcionar una experiencia de compra única a través de una propuesta comercial exclusiva y diferente. Sin embargo, la pandemia ha precipitado la necesidad de llegar a los clientes de una manera diferente porque las reglas del juego que había, ya no funcionan. “En Wildbytes estamos desarrollando proyectos tecnológico-creativos ambiciosos y totalmente disruptivos con el objetivo de ayudar a posicionar a marcas y tiendas físicas como la punta de lanza de la innovación en retail experiencial, conectándolos de una manera única y sorprendente con el consumidor”, indica Julio Obelleiro, CEO y cofundador de Wildbytes.

Dentro del sector retail, un claro ejemplo de la influencia de la pandemia a nivel económico se ha visto en el área de belleza y cosmética. Su buque insignia, el pintalabios, vio cómo sus ventas descendieron hasta un 22% durante el confinamiento, según datos de la consultora Nielsen. Algo similar a lo que ocurrió con los productos para afeitado y la moda de la barba. Aunque la necesidad de las mascarillas apunta a un despegue exponencial de los productos para resaltar la mirada.

Eventos digitales como herramienta de ventas y generación de experiencias

La imposibilidad de poder conectar con el consumidor en el espacio físico y las limitaciones que suponen las medidas de seguridad sanitarias han propiciado que se pongan en marcha iniciativas digitales transgresoras que, a su vez, tengan un impacto directo en aspectos como las ventas, el engagement o el reconocimiento de marca. La existencia de los eventos virtuales provoca que casi un 10% de los asistentes puedan convertirse en ventas directas, siendo estos además sustancialmente más económicos que eventos físicos similares.

El cross selling o venta cruzada en el entorno digital se ha convertido en una de las herramientas más interesante para las marcas en este tipo de eventos, ya que incentivan las ventas pre y post evento con un gran valor añadido para el consumidor.

Es el caso del último evento desarrollado por Wildbytes para la gama de maquillaje Dior Backstage de Dior celebrado hace unas semanas. Se trató de un festival de belleza con un potente desarrollo tecnológico, donde se dieron cita casi 10.000 personas de 59 países para descubrir las últimas novedades de la firma de cosmética y participar en diferentes talleres. Al más puro estilo de los festivales, las diferentes sesiones, retos gamificados y tutoriales centrados en la belleza de la era post covid-19 (por ejemplo, cómo potenciar la mirada al llevar mascarilla) se iban activando para que los asistentes pudieran ir entrando en las salas que contaron con la participación del international make up artist de Dior, Junior Cedeño y las influencers Gigi Vives, Laura Escanes, Teresa Andrés y Marta Lozano, entre otras.

Con el objetivo de fomentar el cross-selling gracias a una  herramienta denominada live streaming shopping desarrollada por Wildbytes, los asistentes tuvieron la posibilidad de adquirir previamente los packs de maquillaje de Dior Backstage que se iban a utilizar en las sesiones para poder seguir en directo el tutorial y probar los productos a la vez que se realizaba el streaming. Los productos también se podían adquirir posteriormente, para aprovechar la conversión de los que estuvieran interesados en ellos tras asistir a la sesión.

El evento tuvo como objetivo aprovechar todas las posibilidades que ofrece un entorno digital, y eliminar los contras. De esta manera, para que los participantes tuvieran sentido de participación, podían pasar por el photocall virtual para crear su pase VIP, gracias a los fondos de Dior Backstage, y visualizar en tiempo real todas las fotografías de los asistentes.

Asimismo, en cada sesión los usuarios pudieron participar de manera activa realizando preguntas a los protagonistas a través de un chat. Como colofón, se celebró una Zoom Party con el dj Luc Loren, en el cual los participantes tenían su momento de protagonismo a través de la cámara aleatoria que les conectaba en su casa disfrutando de la fiesta.