Comercio electrónico, clave para mantener las empresas españolas en 2021

  • Customer Experience

ecommerce

2020 ha sido el año que ha cambiado los hábitos de todos los consumidores. Pasamos de continuar trabajando en las oficinas a estar confinados en casa teletrabajando. También cambiamos la manera de comprar. El ecommerce ha posibilitado que pudiésemos obtener ciertos productos y también la continuidad de multitud de negocios.

Recomendados: 

Acelerar la entrega de contenido para mejorar la fidelidad de los usuarios Leer

Compras online rápidas y personalizadas Leer 

Entre los grandes protagonistas de 2020 aparecen las grandes multinacionales tecnológicas de internet. Amazon se ha posicionado como el principal marketplace del mercado y su presencia es prácticamente total en todo el mundo. Sin duda ha salido reforzada por el boom del comercio electrónico, como lo han hecho igual Google y Facebook, pero en este caso gracias a su posición de liderazgo en la publicidad digital.

El otro gran sector que ha crecido es el de las plataformas de contenido en streaming. Netflix, Disney Plus, HBO y Amazon Prime son las opciones favoritas de los usuarios, que ven ya en esta fórmula de consumo televisivo una opción imprescindible de ocio y entretenimiento. El ecommerce ha sido el elemento crucial para que muchas empresas siguieran operando, ya que incluso se han activado campañas, medidas y plataformas desde las administraciones para facilitar el crecimiento y la digitalización de muchas pymes.

Los negocios que esperan un mejor 2021

La otra cara de la moneda la protagonizan principalmente la industria turística y la hostelería. De hecho, el ecommerce no va a alcanzar datos de facturación equiparables a los de años pasados es por la caída del turismo. La Organización Mundial del Turismo revela que ha perdido un 70% de su mercado.

En España, con regiones tan dependientes de este sector como Baleares o Canarias, la situación es muy preocupante. Otras, como Asturias, han vivido un año sorprendentemente positivo, pero se explica en base a que gran parte del turismo que reciben es nacional. Junto con este sector, la hostelería es el otro gran perdedor. Bares y restaurantes fueron los primeros en echar el cierre temporal, y a pesar de las sucesivas aperturas cuando los datos de la pandemia eran más positivos, sus números nunca se han recuperado.

Además, en los últimos meses se han producido nuevas restricciones periódicas en el horario, lo que añade aún más caos a esta situación. En definitiva, los consumidores sí han interiorizado que el comercio electrónico es una vía confiable para consumir, por lo que se espera que, una vez se supere la pandemia, los datos numéricos superan con creces a los de 2020.