¿Qué es el comercio electrónico headless?

  • Customer Experience

Comercio electrónico

El comercio Headless es un enfoque de comercio electrónico que permite a las empresas ser más ágiles y flexibles y aumentar el potencial para probar y experimentar, gracias a que separa la interfaz de usuario y la parte administrativa de sus operaciones de comercio electrónico. Con la ayuda del comercio headless, las empresas tienen la libertad de personalizar su tienda online y asistir mejor a sus clientes en su proceso de compra en línea, sin que el área administrativa sea afectada o necesite cambios.

Recomendados: 

Contenido sin esperas en los medios de comunicación digitales Leer

Tres prioridades para la transformación digital del comercio electrónico Leer 

A partir de la década de 1990, cuando las compras en línea se convirtieron en una práctica extendida, la tecnología ha evolucionado rápidamente. Desde el principio, los negocios adoptaron un enfoque de paquete completo para sus tiendas online, en el que los sistemas de interfaz de usuario y de administración estaban estrechamente conectados.

Eso era lógico porque sólo se enfocan a un solo tipo de conexión: el ordenador convencional. Ahora, sin embargo, las empresas necesitan adaptar sus servicios a los diferentes usuarios a través de todos los canales, por ejemplo el de los teléfonos móviles, manteniendo al mismo tiempo el mismo nivel de servicio para todos los productos de su marca.

Este es el motivo por el que el comercio headless se convierte en una herramienta para las empresas que aspiran a obtener una ventaja competitiva a través de la innovación, la aceleración y el perfeccionamiento de sus prácticas de comercio electrónico.

Mediante el comercio headless y gracias a su funcionalidad descentralizada, se puede adaptar la interfaz de usuario sin perturbar o afectar a las demás áreas, y viceversa. Lo anterior significa que las empresas son ahora más ágiles y tienen más flexibilidad para sacar el máximo provecho del comercio electrónico, sin carga de trabajo o esfuerzo de mantenimiento.

También implica interfaces de usuario (UI) específicas para cada canal, que no necesitan depender unas de otras, ni ser interdependientes, lo que mejora el servicio al cliente que utiliza múltiples canales, y permite disponer de una lista cada vez mayor de canales en un mundo cada vez más digitalizado.